Unete aquí a Puerto Rico en breve


Secciones: Otros: PReb.com



Diccionario sobre la Reforma protestante
The Dictionary
of Reformation
(Encyclopedia of
Theology and Church)

Premio CPA





Why Forgive
Why Forgive
Johann Christoph Arnold





Preaching the Teaching
Preaching the Teaching:
Hispanics, Homiletics,
and Catholic
Social Justice Doctrine

(Hispanic Theological Initiative)






Raising Courageous Kids: Eight Steps to Practical Heroism
Premio CPA





Women in Christ
Women in Christ:
Toward a New Feminism

Premio CPA





Evangelization and the Revitalization of the Parish
Evangelization
and the Revitalization
of the Parish






What Does The Bible Say About The End Times?
What Does The Bible Say About The End Times?:
A Catholic View

Fr. William Kurz, SJ
Premio CPA





The Catholic Faith Handbook for Youth
The Catholic Faith
Handbook for Youth

Premio CPA





The Encyclicals
John Paul II:
The Encyclicals in
Everyday Language

Encíclicas explicadas
sencillamente





The Jesuits and the Arts
The Jesuits: Cultures,
Sciences, and the Arts
1540-1773






The Yes of Jesus
The Yes of Jesus Christ
Papa Benedicto XVI





Dominga
Dominga's Wonderful Year
El año estupendo
de Dominga






Catholic Answers
Catholic Answers
to Fundamentalists'
Questions






Juan 1-10:
Yo Soy el Pan de Vida

(6 semanas de
estudio bíblico)






Marcelino, pan y vino
Marcelino, pan y vino
(DVD en español/inglés)






Arzobispo Romero
El boricua Raúl Juliá
en: Arzobispo Romero






Cruzando el umbral de la esperanza
Juan Pablo II:
Cruzando el umbral
de la esperanza






Santa Biblia
La Santa Biblia





The Early Christians
The Early Christians





The Mission
The Mission
(La misión jesuita
entre los indios
de Paraguay durante
la colonización
europea)







A Christian Theology
of Marriage and Family







Women & Christianity:
From the Reformation
to the 21st Century



Puerto Rico en breve
Anota lo que buscas en PReb.com


PReb: Puerto Rico en breve



Milagros en la Eucaristía Good Liturgy The Jesuits Sacerdocio y plenitud de vida Let God's Light Shine
Milagros en
la Eucaristía
Celebrating Good
Liturgy: A Guide
To The Ministries
Of The Mass
The Jesuits:
Cultures, Sciences,
and the Arts
1540-1773
Sacerdocio y
plenitud de vida

Ignacio Andereggen
Let God's Light Shine
Forth: The Spiritual Vision
of Pope Benedict XVI


Encíclica "Ecclesia de Eucharistia" (Iglesia de Eucaristía)
Juan Pablo II


Encíclicas de Juan Pablo II
Comunión y contemplación eucarística
Encíclica Caritas in veritate
Carta apostólica de Juan Pabo II sobre el rosario
Comentarios del Vaticano sobre Encíclica Dios es amor


Libros escritos por Ratzinger (Nuevo papa Benedicto XVI)
Año Eucarístico: sugerencias y propuestas para parroquias y diócesis
El Papa y la apertura del Congreso Eucarístico en México
Carta apostólica: Señor, quédate con nosotros
Manual del Congreso: Programa, Delegados, Himno, etc.
La Arquidiócesis de Guadalajara y el Congreso Eucarístico
Origen histórico del Kyrie eléison

Eucaristía : presencia real
Oración para después de comulgar
Encíclica Dios es amor : síntesis
Sínodo eucarístico: más noticias, documentos
Libros, devociones, documentos, encíclicas sobre la Eucaristía





"La Iglesia vive de la Eucaristía. Esta verdad no expresa solamente una experiencia cotidiana de fe, sino que encierra en síntesis el núcleo del misterio de la Iglesia".

urante la Santa Misa en la Cena del Señor, de este jueves 17 de abril del 2003, Juan Pablo II firmó la Carta Encíclica "Ecclesia de Eucharistia" dirigida a los obispos, presbíteros y diáconos, a las personas consagradas y a todos los fieles laicos sobre la Eucaristía en su relación con la Iglesia.

Esta decimocuarta encíclica de Juan Pablo II consta de una introducción, seis capítulos y una conclusión. Ha sido publicada en inglés, francés, español, italiano, alemán, portugués y latín. Ofrecemos a continuación extractos del documento:

INTRODUCCIÓN

El documento, de seis capítulos y una conclusión, señala en su introducción que el Sacrificio eucarístico, “fuente y cima de toda la vida cristiana”, engloba todo bien espiritual de la Iglesia, es decir, Cristo mismo que se ofrece al Padre para la redención del mundo. Al celebrar este “misterio de la fe”, la Iglesia hace perennemente “contemporáneo” el Triduo Pascual a todos los hombres de todos los siglos.

"a Iglesia vive de la Eucaristía. Esta verdad no expresa solamente una experiencia cotidiana de fe, sino que encierra en síntesis el núcleo del misterio de la Iglesia".

"Desde que inicié mi ministerio de Sucesor de Pedro, he reservado siempre para el Jueves Santo, día de la Eucaristía y del Sacerdocio, un signo de particular atención, dirigiendo una carta a todos los sacerdotes del mundo. Este año, para mí el vigésimo quinto de Pontificado, deseo involucrar más plenamente a toda la Iglesia en esta reflexión eucarística, para dar gracias a Dios también por el don de la Eucaristía y del Sacerdocio: 'Don y misterio'. (...) ¿Cómo no sentir la necesidad de exhortar a todos a que hagan de ella siempre una renovada experiencia?".
Documentos Eucarísticos para el nuevo milenio

"La Eucaristía, presencia salvadora de Jesús en la comunidad de los fieles y su alimento espiritual, es de lo más precioso que la Iglesia puede tener en su caminar por la historia".

"No hay duda de que la reforma litúrgica del Concilio ha tenido grandes ventajas para una participación más consciente, activa y fructuosa de los fieles en el Santo Sacrificio del altar. (...) La participación devota de los fieles en la procesión eucarística en la solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo es una gracia de Dios, que cada año llena de gozo a quienes toman parte en ella".

"Junto a estas luces, no faltan sombras. En efecto, hay sitios donde se constata un abandono casi total del culto de adoración eucarística. A esto se añaden, en diversos contextos eclesiales, ciertos abusos que contribuyen a oscurecer la recta fe y la doctrina católica sobre este admirable Sacramento. Se nota a veces una comprensión muy limitada del Misterio eucarístico. Privado de su valor de sacrificio, se vive como si no tuviera otro significado y valor que el de un encuentro convivial fraterno. Además, queda a veces oscurecida la necesidad del sacerdocio ministerial, que se funda en la sucesión apostólica, y la sacramentalidad de la Eucaristía se reduce únicamente a la eficacia del anuncio.

God is near us
God Is Near Us
Joseph Cardinal
Ratzinger

También por eso, aquí y allá, surgen iniciativas ecuménicas que, aun siendo generosas en su intención, transigen con prácticas eucarísticas contrarias a la disciplina con la cual la Iglesia expresa su fe. ¿Cómo no manifestar profundo dolor por todo esto? La Eucaristía es un don demasiado grande para admitir ambigüedades y reducciones. Confío en que esta Carta encíclica contribuya eficazmente a disipar las sombras de doctrinas y prácticas no aceptables, para que la Eucaristía siga resplandeciendo con todo el esplendor de su misterio".

I. MISTERIO DE LA FE

El primer capítulo, titulado “Misterio de la fe”, el Pontífice explica el valor de la Eucaristía que, por el ministerio del sacerdote, hace sacramentalmente presente en cada Misa el cuerpo y la sangre del Señor para la salvación del mundo. Al respecto, el Santo Padre señala que la celebración de la Eucaristía no es una mera “repetición” de la Pascua de Cristo, su multiplicación en el tiempo y los diversos lugares, sino el único sacrificio de la Cruz que se hace presente hasta el fin de los tiempos. Así, como prenda del Reino futuro, la Eucaristía “estimula el sentido de responsabilidad de los creyentes respecto al mundo presente”, donde los más débiles, los más pequeños y los más pobres esperan la atención de alguien que, con su solidaridad, les ayude a esperar.

"Cuando la Iglesia celebra la Eucaristía, memorial de la muerte y resurrección de su Señor, se hace realmente presente este acontecimiento central de salvación y 'se realiza la obra de nuestra redención'. (...) Misterio: Misterio grande, Misterio de misericordia. ¿Qué más podía hacer Jesús por nosotros? Verdaderamente, en la Eucaristía nos muestra un amor que llega 'hasta el extremo', un amor que no conoce medida".

"La Misa hace presente el sacrificio de la Cruz, no se le añade y no lo multiplica. (...) La naturaleza sacrificial del Misterio eucarístico no puede ser entendida, por tanto, como algo aparte, independiente de la Cruz o con una referencia solamente indirecta al sacrificio del Calvario".

II. LA EUCARISTÍA EDIFICA LA IGLESIA

“La Eucaristía edifica la Iglesia” es el tema del segundo capítulo, que Juan Pablo II dedica a explicar cómo el Pan y el Vino son la fuerza que da unidad a la Iglesia. “Ésta se une a su Señor que, bajo la apariencia de las especies eucarísticas, habita en ella y la edifica”. Lo adora no solamente durante la Santa Misa, sino en todo momento, custodiándolo como su más preciado “tesoro”. Este misterio tiene lugar porque, según el Santo Padre, al recibir la Eucaristía, el fiel no sólo recibe a Cristo, sino que es acogido por Cristo, que lo une a todos los demás miembros de la Iglesia. "Con la comunión eucarística la Iglesia consolida también su unidad como cuerpo de Cristo".

"El culto que se da a la Eucaristía fuera de la Misa es de un valor inestimable en la vida de la Iglesia. Dicho culto está estrechamente unido a la celebración del Sacrificio eucarístico. La presencia de Cristo bajo las sagradas especies que se conservan después de la Misa ¿presencia que dura mientras subsistan las especies del pan y del vino?, deriva de la celebración del Sacrificio y tiende a la comunión sacramental y espiritual. Corresponde a los Pastores animar, incluso con el testimonio personal, el culto eucarístico, particularmente la exposición del Santísimo Sacramento y la adoración de Cristo presente bajo las especies eucarísticas. (...) ¿Cómo no sentir una renovada necesidad de estar largos ratos en conversación espiritual, en adoración silenciosa, en actitud de amor, ante Cristo presente en el Santísimo Sacramento? ¿Cuántas veces, mis queridos hermanos y hermanas, he hecho esta experiencia y en ella he encontrado fuerza, consuelo y apoyo!".

III. APOSTOLICIDAD DE LA EUCARISTÍA Y DE LA IGLESIA

El capítulo tercero, “apostolicidad de la Eucaristía y de la Iglesia”, está dedicado a explicar cómo no hay verdadera Eucaristía sin el Obispo, Sucesor de los Apóstoles y a través de quién proviene a cada sacerdote la potestad de transformar el pan en Cuerpo del Señor. Al respecto el Papa indica que “quien ‘hace’ la Eucaristía actúa en persona de Cristo Cabeza”; por eso no posee ni puede disponer de la Eucaristía, sino que es siervo para el bien de la comunidad de los redimidos. De esto se sigue que la comunidad cristiana no “posee” la Eucaristía, sino que la recibe como don.

"La Iglesia celebra la Eucaristía a lo largo de los siglos precisamente en continuidad con la acción de los Apóstoles, obedientes al mandato del Señor".

"El ministerio de los sacerdotes, en virtud del sacramento del Orden, en la economía de salvación querida por Cristo, manifiesta que la Eucaristía celebrada por ellos es un don que supera radicalmente la potestad de la asamblea y es insustituible en cualquier caso para unir válidamente la consagración eucarística al sacrificio de la Cruz y a la Última Cena.

"La asamblea que se reúne para celebrar la Eucaristía necesita absolutamente, para que sea realmente asamblea eucarística, un sacerdote ordenado que la presida. Por otra parte, la comunidad no está capacitada para darse por sí sola el ministro ordenado. Éste es un don que recibe a través de la sucesión episcopal que se remonta a los Apóstoles".

"Los fieles católicos, por tanto, aun respetando las convicciones religiosas de los hermanos separados, deben abstenerse de participar en la comunión distribuida en sus celebraciones, para no avalar una ambigüedad sobre la naturaleza de la Eucaristía y, por consiguiente, faltar al deber de dar un testimonio claro de la verdad. Eso retardaría el camino hacia la plena unidad visible. De manera parecida, no se puede pensar en reemplazar la santa Misa dominical con celebraciones ecuménicas de la Palabra o con encuentros de oración en común con cristianos miembros de dichas Comunidades eclesiales, o bien con la participación en su servicio litúrgico. Estas celebraciones y encuentros, en sí mismos loables en circunstancias oportunas, preparan a la deseada comunión total, incluso eucarística, pero no pueden reemplazarla".

"El sacrificio eucarístico (...) es el centro y raíz de toda la vida del presbítero. Se entiende, pues, lo importante que es para la vida espiritual del sacerdote, como para el bien de la Iglesia y del mundo, que ponga en práctica la recomendación conciliar de celebrar cotidianamente la Eucaristía", encontrando en ella, "verdadero centro de su vida y de su ministerio, la energía espiritual necesaria para afrontar los diversos quehaceres pastorales. Cada jornada será así verdaderamente eucarística".

"Del carácter central de la Eucaristía en la vida y en el ministerio de los sacerdotes se deriva también su puesto central en la pastoral de las vocaciones sacerdotales". Cristo "se sirve menudo del ejemplo de la caridad pastoral ferviente de un sacerdote para sembrar y desarrollar en el corazón del joven el germen de la llamada al sacerdocio".

"Cuando, por escasez de sacerdotes, se confía a fieles no ordenados una participación en el cuidado pastoral de una parroquia, éstos han de tener presente que, como enseña el Concilio Vaticano II, 'no se construye ninguna comunidad cristiana si ésta no tiene como raíz y centro la celebración de la sagrada Eucaristía'. Por tanto, considerarán como cometido suyo el mantener viva en la comunidad una verdadera 'hambre' de la Eucaristía, que lleve a no perder ocasión alguna de tener la celebración de la Misa, incluso aprovechando la presencia ocasional de un sacerdote que no esté impedido por el derecho de la Iglesia para celebrarla".

IV. EUCARISTÍA Y COMUNIÓN ECLESIAL

“La Eucaristía y la comunión eclesial” es el tema abordado en el capítulo cuarto, en el que el Sumo Pontífice señala que la Iglesia, al administrar el Cuerpo y la Sangre para la salvación del mundo, se atiene a lo que Cristo mismo ha establecido.“Fiel a la doctrina de los Apóstoles, unida en la disciplina sacramental, debe manifestar incluso de manera visible la unidad invisible que la caracteriza”. Refiriéndose a la costumbre de algunas comunidades de realizar Misas “interreligiosas” en las que miembros de otras denominaciones que no creen en la presencia real del Señor en la Eucaristía son invitados incluso a comulgar, el Papa recuerda que “la Eucaristía no puede ser ‘usada’ como instrumento de comunión”, sino que, más bien, la presupone y la convalida.

Encíclica Iglesia de Eucaristía

La Eucaristía crea comunión y educa a la comunión cuando se celebra en la verdad”, dice al respecto el Santo Padre. Por ello, no puede estar a merced del arbitrio de los individuos o de comunidades particulares.

"La Iglesia, mientras peregrina aquí en la tierra, está llamada a mantener y promover tanto la comunión con Dios trinitario como la comunión entre los fieles. Para ello, cuenta con la Palabra y los Sacramentos, sobre todo la Eucaristía, de la cual 'vive y se desarrolla sin cesar' y en la cual, al mismo tiempo, se expresa a sí misma. No es casualidad que el término comunión se haya convertido en uno de los nombres específicos de este sublime Sacramento".

"La celebración de la Eucaristía, no obstante, no puede ser el punto de partida de la comunión, que la presupone previamente, para consolidarla y llevarla a perfección (...) sea en la dimensión invisible que (...) nos une al Padre y entre nosotros, sea en la dimensión visible, que implica la comunión en la doctrina de los Apóstoles, en los Sacramentos y en el orden jerárquico".

"La comunión invisible, aun siendo por naturaleza un crecimiento, supone la vida de gracia, por medio de la cual se nos hace 'partícipes de la naturaleza divina', así como la práctica de las virtudes de la fe, de la esperanza y de la caridad".

"El Catecismo de la Iglesia Católica establece: 'Quien tiene conciencia de estar en pecado grave debe recibir el sacramento de la Reconciliación antes de acercarse a comulgar'. Deseo, por tanto, reiterar que está vigente, y lo estará siempre en la Iglesia, la norma con la cual el Concilio de Trento ha concretado la severa exhortación del apóstol Pablo, al afirmar que, para recibir dignamente la Eucaristía, 'debe preceder la confesión de los pecados, cuando uno es consciente de pecado mortal".
Nuevo Catecismo
Nuevo Catecismo
Libro "básico" en
todo hogar católico

"El juicio sobre el estado de gracia, obviamente, corresponde solamente al interesado, tratándose de una valoración de conciencia. No obstante, en los casos de un comportamiento externo grave, abierta y establemente contrario a la norma moral, la Iglesia, en su cuidado pastoral por el buen orden comunitario y por respeto al Sacramento, no puede mostrarse indiferente. A esta situación de manifiesta indisposición moral se refiere la norma del Código de Derecho Canónico que no permite la admisión a la comunión eucarística a los que 'obstinadamente persistan en un manifiesto pecado grave'".

"La comunión eclesial, como antes he recordado, es también visible. (...) La Eucaristía, siendo la suprema manifestación sacramental de la comunión en la Iglesia, exige que se celebre en un contexto de integridad de los vínculos. (...) Requiere que los lazos de la comunión en los sacramentos sean reales, particularmente en el Bautismo y en el Orden sacerdotal. No se puede dar la comunión a una persona no bautizada o que rechace la verdad íntegra de fe sobre el Misterio eucarístico".

"Además (...) se debe recordar que 'el Sacrificio eucarístico, aun celebrándose siempre en una comunidad particular, no es nunca celebración de esa sola comunidad.' (...) La comunión eclesial de la asamblea eucarística es comunión con el propio Obispo y con el Romano Pontífice".

"La Eucaristía crea comunión y educa a la comunión".

"Esta peculiar eficacia para promover la comunión, propia de la Eucaristía, es uno de los motivos de la importancia de la Misa dominical. (...) En la Carta apostólica sobre la santificación del domingo, 'Dies Domini', se recuerda, además, que participar en la Misa es una obligación para los fieles, a menos que no tengan un impedimento grave, lo que impone a los Pastores el correspondiente deber de ofrecer a todos la posibilidad efectiva de cumplir este precepto".

"Al considerar la Eucaristía como Sacramento de la comunión eclesial, hay un argumento que, por su importancia, no puede omitirse: me refiero a su relación con el compromiso ecuménico".

"Precisamente porque la unidad de la Iglesia, que la Eucaristía realiza mediante el sacrificio y la comunión en el cuerpo y la sangre del Señor, exige inderogablemente la completa comunión en los vínculos de la profesión de fe, de los sacramentos y del gobierno eclesiástico, no es posible concelebrar la misma liturgia eucarística hasta que no se restablezca la integridad de dichos vínculos. Una concelebración sin estas condiciones no sería un medio válido, y podría revelarse más bien un obstáculo a la consecución de la plena comunión, encubriendo el sentido de la distancia que queda hasta llegar a la meta e introduciendo o respaldando ambigüedades sobre una u otra verdad de fe. El camino hacia la plena unidad no puede hacerse si no es en la verdad. En este punto, la prohibición contenida en la ley de la Iglesia no deja espacio a incertidumbres, en obediencia a la norma moral proclamada por el Concilio Vaticano II".

"Si en ningún caso es legítima la concelebración si falta la plena comunión, no ocurre lo mismo con respecto a la administración de la Eucaristía, en circunstancias especiales, a personas pertenecientes a Iglesias o a Comunidades eclesiales que no están en plena comunión con la Iglesia católica. En efecto, en este caso el objetivo es satisfacer una grave necesidad espiritual para la salvación eterna de los fieles, singularmente considerados, pero no realizar una intercomunión, que no es posible mientras no se hayan restablecido del todo los vínculos visibles de la comunión eclesial".

V. DECORO DE LA CELEBRACIÓN EUCARÍSTICA

El quinto capítulo está dedicado al “decoro de la celebración eucarística” y en éste el Santo Padre señala que “la celebración de la Misa comprende aspectos exteriores cuyo cometido es subrayar la alegría que embarga todos los que se reúnen en torno al don inconmensurable de la Eucaristía”. Por ello, señala que la arquitectura, la escultura, la pintura, la música, la literatura y, en general, el arte en todas sus manifestaciones, “dan testimonio de cómo la Iglesia a lo largo de los siglos no ha tenido reparos en ‘derrochar’ para mostrar así el amor que la une con su divino Esposo”. También en las celebraciones de hoy se ha de recuperar el gusto por la belleza, indica al respecto Juan Pablo II. Pan y vino

"El banquete eucarístico es verdaderamente un banquete 'sagrado', en el que la sencillez de los signos contiene el abismo de la santidad de Dios: 'O Sacrum convivium, in quo Christus sumitur!'".

"En el contexto de este elevado sentido del misterio, se entiende cómo la fe de la Iglesia en el Misterio eucarístico se haya expresado en la historia no sólo mediante la exigencia de una actitud interior de devoción, sino también a través de una serie de expresiones externas, orientadas a evocar y subrayar la magnitud del acontecimiento que se celebra. De aquí nace el proceso que ha llevado progresivamente a establecer una especial reglamentación de la liturgia eucarística, en el respeto de las diversas tradiciones eclesiales legítimamente constituidas".

"Las formas de los altares y tabernáculos se han desarrollado dentro de los espacios de las sedes litúrgicas siguiendo en cada caso, no sólo motivos de inspiración estética, sino también las exigencias de una apropiada comprensión del Misterio. (...) Y, ¿acaso no se observa una enorme cantidad de producciones artísticas, desde el fruto de una buena artesanía hasta verdaderas obras de arte, en el sector de los objetos y ornamentos utilizados para la celebración eucarística? (...) En esta perspectiva de un arte orientado a expresar en todos sus elementos el sentido de la Eucaristía según la enseñanza de la Iglesia, es preciso prestar suma atención a las normas que regulan la construcción y decoración de los edificios sagrados".

"En mis numerosos viajes pastorales he tenido oportunidad de observar en todas las partes del mundo cuánta vitalidad puede despertar la celebración eucarística en contacto con las formas, los estilos y las sensibilidades de las diversas culturas. (...) No obstante, es necesario que este importante trabajo de adaptación se lleve a cabo siendo conscientes siempre del inefable Misterio, con el cual cada generación está llamada confrontarse. El 'tesoro' es demasiado grande y precioso como para arriesgarse a que se empobrezca o hipoteque por experimentos o prácticas llevadas a cabo sin una atenta comprobación por parte de las autoridades eclesiásticas competentes. Además, la centralidad del Misterio eucarístico es de una magnitud tal que requiere una verificación realizada en estrecha relación con la Santa Sede". State of the Church
Libros escritos por
el cardenal Ratzinger
(Papa Benedicto XVI)

"Por desgracia, es de lamentar que, sobre todo a partir de los años de la reforma litúrgica postconciliar, por un malentendido sentido de creatividad y de adaptación, no hayan faltado abusos, que para muchos han sido causa de malestar. Una cierta reacción al 'formalismo' ha llevado a algunos, especialmente en ciertas regiones, a considerar como no obligatorias las 'formas' adoptadas por la gran tradición litúrgica de la Iglesia y su Magisterio, y a introducir innovaciones no autorizadas y con frecuencia del todo inconvenientes".

"Por tanto, siento el deber de hacer una acuciante llamada de atención para que se observen con gran fidelidad las normas litúrgicas en la celebración eucarística. Son una expresión concreta de la auténtica eclesialidad de la Eucaristía; éste es su sentido más profundo. La liturgia nunca es propiedad privada de alguien, ni del celebrante ni de la comunidad en que se celebran los Misterios".

"También en nuestros tiempos, la obediencia a las normas litúrgicas debería ser redescubierta y valorada como reflejo y testimonio de la Iglesia una y universal, que se hace presente en cada celebración de la Eucaristía. (...) Precisamente para reforzar este sentido profundo de las normas litúrgicas, he solicitado a los Dicasterios competentes de la Curia Romana que preparen un documento más específico, incluso con rasgos de carácter jurídico, sobre este tema de gran importancia. A nadie le está permitido infravalorar el Misterio confiado a nuestras manos: éste es demasiado grande para que alguien pueda permitirse tratarlo a su arbitrio personal, lo que no respetaría ni su carácter sagrado ni su dimensión universal".

VI. EN LA ESCUELA DE MARÍA, MUJER "EUCARÍSTICA"

“En la escuela de María, mujer ‘eucarística’”, es el título del último capítulo, centrado en la analogía entre la Madre de Dios, que gestó el cuerpo de Jesús y se convierte en el primer tabernáculo, y la Iglesia, “que en su seno custodia y da al mundo la carne y la sangre de Cristo”. La Eucaristía, dice el Pontífice, “se da a los creyentes para que su vida sea un perenne Magnificat a la Santísima Trinidad”.

"Si queremos descubrir en toda su riqueza la relación íntima que une Iglesia y Eucaristía, no podemos olvidar a María, Madre y modelo de la Iglesia. (...) En cierto sentido, María ha practicado su fe eucarística antes incluso de que ésta fuera instituida, por el hecho mismo de haber ofrecido su seno virginal para la encarnación del Verbo de Dios. (...) María, con toda su vida junto a Cristo y no solamente en el Calvario, hizo suya la dimensión sacrificial de la Eucaristía".

"En la Eucaristía, la Iglesia se une plenamente a Cristo y a su sacrificio, haciendo suyo el espíritu de María. Es una verdad que se puede profundizar releyendo el Magnificat en perspectiva eucarística. La Eucaristía, en efecto, como el canto de María, es ante todo alabanza y acción de gracias".

CONCLUSIÓN

Finalmente, en la conclusión: el Papa señala que quien desea seguir el camino de la santidad no necesita nuevos ‘programas’. El programa ya existe: es Cristo mismo, a quien “se debe conocer, amar, imitar y anunciar”. La “puesta en práctica de este programa pasa a través de la Eucaristía”, dice el Pontífice, al señalar que esto “lo atestiguan los Santos”, que “en cada instante de su vida han saciado su sed en la fuente inagotable de este Misterio, obteniendo de él fuerza espiritual para realizar plenamente su vocación bautismal”.

"Desde hace más de medio siglo, cada día, a partir de aquel 2 de noviembre de 1946 en que celebré mi primera Misa en la cripta de San Leonardo de la catedral del Wawel en Cracovia, mis ojos se han fijado en la hostia y el cáliz en los que, en cierto modo, el tiempo y el espacio se han 'concentrado' y se ha representado de manera viviente el drama del Gólgota, desvelando su misteriosa 'contemporaneidad'".

"El Misterio eucarístico -sacrificio, presencia, banquete- no consiente reducciones ni instrumentalizaciones; debe ser vivido en su integridad, sea durante la celebración, sea en el íntimo coloquio con Jesús apenas recibido en la comunión, sea durante la adoración eucarística fuera de la Misa. (...) La vía que la Iglesia recorre en estos primeros años del tercer milenio es también la de un renovado compromiso ecuménico".

"El tesoro eucarístico que el Señor ha puesto a nuestra disposición nos alienta hacia la meta de compartirlo plenamente con todos los hermanos con quienes nos une el mismo Bautismo. Sin embargo, para no desperdiciar dicho tesoro se han de respetar las exigencias que se derivan de ser Sacramento de comunión en la fe y en la sucesión apostólica".

"En el humilde signo del pan y el vino, transformados en su cuerpo y en su sangre, Cristo camina con nosotros como nuestra fuerza y nuestro viático y nos convierte en testigos de esperanza para todos".

FUENTES: Santa Sede, Vaticano; AciPrensa.com.



* Lea la encíclica completa publicada por la Santa Sede.
** Encíclica Dios es amor: la primera encíclica de Benedicto XVI

Escríbenos a: amen@PReb.com
Visite nuestra sección Amén
Entrar a la sección Amén

Leadership in the Church
Walter Kasper:
Leadership
in the Church

Fostering Leadership
Skills in Ministry:
A Parish Handbook

Can You Find Saints:
Introducing Your Child
to Holy Men and Women

Expecting a Miracle:
A Companion
Through Pregnancy

PReb.com

¿Qué es PReb? | Apúntate: lista de correo | Subscríbete aquí | Privacy Policy | Copyright

© 1990-2016, PReb : Puerto Rico en breve - PReb.com - Derechos Reservados - All Rights Reserved