Unete aquí a Puerto Rico en breve



Secciones: De tiendas: Otros: PReb.com

Ancient Borinquen
Ancient Borinquen:
Archaeology and
Ethnohistory of Native
Puerto Rico





Censos de Carolina
CD/Censos de Puerto Rico




Diario de Colón
Diario de Colón




The Tainos
The Tainos:
Rise and Decline
of the People Who
Greeted Columbus





Fray Bartolomé de Las Casas
In Defense of the Indians:
The Defense of the
Most Reverend Lord,
Don Fray Bartolome
de las Casas, of the
Order of Preachers





Arawak and the Carib
A Brief History
of the Caribbean:
From the Arawak and
the Carib to the Present






The Four Voyages of
Christopher Columbus



Puerto Rico en breve
Anota lo que buscas en PReb.com


Puerto Rico: An Interpretive History The Puerto Ricans Historia de Puerto Rico
Puerto Rico:
An Interpretive
History from
Precolumbia Times
to 1900
The Puerto Ricans:
A Documentary
History

Dra. Olga Jiménez
de Wagenheim
NUEVOS diccionarios
y enciclopedias
de más venta

History of
Puerto Rico:
A Panorama of
It's People

Fernando Picó


PReb: Puerto Rico en breve
Apuntes históricos


La presencia taína en Isla de Mona

Por Walter A. Cardona Bonet

(c) CopyRight - Prohibido copiar, reproducir


Taínos de Puerto RicoLa tragedia demográfica de los taínos en Puerto Rico
Taínos de Puerto RicoVisite nuestra sección Taínos



La isla de Mona se encuentra a unos 73.6 km. de la costa oeste de Puerto Rico. Cubre un área de 14,043 cuerdas.

Entre sus playas, se destacan Sardinera y Pájaros. Algunas de sus cuevas se extienden por varios kilómetros y en varias de ellas se observan petroglifos taínos.

A mediados del siglo 19 se desarrolló en la Isla de Mona una actividad minera para extraer fosfato, que se extendió hasta principios del siglo 20.

Entre su exótica fauna, que incluye especies acuáticas, tortugas marinas, insectos y aves, sobresale la iguana de gran tamaño.


A ISLA DE MONA queda casi en medio del Canal que lleva su nombre, localizado entre la República Dominicana y Puerto Rico, más próximo a la primera que a nuestra Isla por su lado occidental.

Los restos arqueológicos indígenas hasta ahora identificados en la isla de Mona han sido interpretados por los antropólogos e historiadores como el resultado de una base o punto de enlace compartido por los grupos aruacos de la región oriental de la República Dominicana con los existentes en la zona occidental de la Isla de Puerto Rico. Los estudios arqueológicos de los años 1930, los de fines de la década del 1970 y los iniciados a principios de los ochenta, no nos han señalado sino un puñado de yacimientos cerámicos y la existencia de por lo menos un residuo pre-cerámico.

Sea como puente de culturas anexas o como punto de recalada de navegación, la faceta histórica de la isla de Mona registra un pequeño núcleo de habitantes indígenas en 1494. En septiembre de ese año, el Almirante don Cristóbal Colón fue auxiliado por ellos cuando sufrió un colapso físico próximo a la Mona en ruta a las islas Caribes.

A principios del siglo XX, el historiador Cayetano Coll y Toste pretendió mistificar esa base indígena con la mención de un supuesto cacicazgo, administrado por "Amoná", con el mero propósito de resaltar la importancia histórico-cultural del elemento indígena y español en la vida del borincano durante esos años difíciles de penetración norteamericana. No empece a ello, el análisis de las fuentes documentales españolas nos ha confirmado que los indios destacados en la Mona en esos primeros años de historia escrita formaban una serie de villorrios o pequeños poblados que parecen confirmarse de modo arqueológico.

La primera explotación del elemento indígena de la Isla surgió después de 1502 cuando fray Nicolás de Ovando trajo desde España sobre dos mil hombres que causaron la devastación de las fuentes alimenticias de los poblados aruacos de la República Dominicana. Para minimizar la dependencia de los lentos envíos alimenticios provenientes de España y las Islas Canarias, fue necesario establecer bases de sembradíos y zonas de abasto inmediatos en los islotes y cayos dentro de las rutas navegables del período como lo fueron las islas de Santa Cruz (actualmente Saint Croix), San Juan de Boriquén (Puerto Rico), Mona, Saona y Catalina.

Con las intensas campañas militares en la región oriental del Higüey de la actual República Dominicana, al militar Juan Ponce de León se le adjudicó el control y desarrollo de los núcleos de aprovisionamientos necesarios en los cayos e islotes del Canal de la Mona. La isla de Mona, cuyos residentes mantenían estrechas relaciones con el distrito del Higüey en territorio dominicano, pasó a ser una de ellas.

Sin embargo, el crecimiento de ese primer poblado nace al tiempo de la conquista y colonización de la Isla de San Juan Bautista de Boriquén --nuestro Puerto Rico-- entre 1506 al 1508. Los restos primordiales de este asentamiento parecen ser los descritos por el arqueólogo Irving Rouse en la década del 1930 como localizados en la extensión central del sector de Sardinera, costa oeste de la isla de Mona. Cuando Juan Ponce de León impulsa su empresa de conquista y colonización de Puerto Rico en agosto de 1508, éste ha de abastecerse en la Mona de pan cazabe y ropas hechas de algodón. Un año después, con el debido permiso del gobernador Ovando, Ponce de León envió por más cazabe, batatas y otros productos de la Mona. Para este tiempo sabemos que la pequeña colonia indígena había sido reforzada por un grupo de hasta ochenta indios expresamente colocados allí por los esfuerzos del conquistador Juan Ponce de León.

Con la llegada de don Diego Colón como Virrey de las Indias en 1509, se estableció un conflicto de poder entre éste y el monarca de España. La isla de Mona sufrió diversos altercados en esta encrucijada dado a la importancia económica que adquirieron sus cultivos y elaboraciones. La rica producción incluía el pan taíno, la pesca, maíz, tórtolas, tortugas, melones, hamacas y ropa. Su exportación había alcanzado grandes proporciones comerciales sirviendo de sustento para las diversas expediciones colonizadoras al Centro y Sur América; en las operaciones mineras del Toa, Luquillo, Utuado y San Germán en Borinquen; y en las armadas despachadas a buscar esclavos a las Antillas Menores y Sur América.

El rey Fernando de España, quien había tardíamente tratado de adjudicarse la isla de Mona para sus indios encomendados en Borinquen en 1511, no tuvo más opción que ver fortalecer la misma. Como incentivo para asegurar su productividad se le concedió un mayor número de indios a don Bartolomé Rey FernandoColón, tío del Virrey don Diego Colón. Con la muerte de Bartolomé Colón en 1514, el rey Fernando [ilustración a la derecha] volvió a insistir en la toma de la Mona como hacienda personal para así sustentar los indios que tenía en la isla de San Juan, pero no fue hasta finales del año 1514 o principios del 1515 que la isla pasó a su poder.

Los indios destacados en Mona gozaban de la merced de ser solamente dedicados al cultivo, pesca y fabricación de hamacas y ropa evitando así sucumbir bajo la ardua tarea de la extracción minera. De igual manera no pagaban tributos al Estado sobre la producción isleña fomentándose así la agricultura y las destrezas manuales. Para esta época los indios empleados en la Mona habían sido reforzados por indígenas de una multitud de culturas; siendo algunos oriundos de la Isla, otros de las Antillas Menores, Las Bahamas, Puerto Rico, y La Española.

En 1516 Fernando muere, tomando posesión provisional de la isla el Cardenal Cisneros hasta ser encomendada a Francisco de Barrionuevo en 1519, sujeto que venía administrándola desde 1513. Barrionuevo tomó posesión de la isla en 1520 encomendándosele la indoctrinación cristiana de los indígenas, la conservación e industrialización allí existente, y el pago de diezmos a la iglesia y al rey sobre la producción. Le sirvieron de mayordomos o capataces los señores: Alonso de Barrientos, Antonio del Espinal y Alonso Pérez Roldán.

En 1524 el obispo de Puerto Rico don Alonso Manso, interesado en acaparar la mayor cantidad de fuentes de ingreso en la Isla, procedió a formular cargos contra diversos oficiales reales, hacendados y encomenderos. A Francisco de Barrionuevo le trató de confiscar su valiosa encomienda de la isla de Mona. En la causa presentada por Pedro Sánchez de Valtierra en nombre del obispo Manso [ver ilustración a la derecha], se pedía el pago de diezmos y primicias del pan cazabe y otras cosas provenientes de la Mona que al parecer no habían sido remitidas. Todavía para la década del 1530 el caso se ventilaba en las cortes españolas mientras que Barrionuevo se había trasladado a Sur América. Sabemos por fuentes documentales que para el 1537 la población indígena de la isla de Mona había diezmado considerablemente a causa de la excesiva explotación de los mismos. Es posible que, siendo la isla de Mona y la costa Oeste de Puerto Rico trampolines de emigración ilegal para los españoles rumbo a las conquistas del Sur y Centro América desde inicios de la década del 1530, muchos de los indígenas fueran ilícitamente confiscados y exportados.

La decadencia irreversible de los indios de la Mona había comenzado. A manos de las injusticias españolas habían sucumbido muchos y otros pasaron a ser la propiedad de invasores no hispanos que empezaron a asolar los parajes costeros de Puerto Rico y La Española en 1522. No solamente atacaron las naves españolas [a la derecha.: réplica de nave española del siglo 15] que atravesaban el Canal de la Mona sino que visitaron a su antojo a la Mona abasteciéndose de las cosechas indígenas, atemorizando los pocos españoles que residían y supervisaban las operaciones agrícolas, y hasta hundiendo buques y secuestrando indios. En 1543, el último de los españoles salió de la isla ahuyentado por los ataques y por el desaliento económico creado por las nuevas leyes que le daban la libertad al indígena. Con el abandono de supervisión, los enemigos de España obtuvieron de los indios la información necesaria para mejorar sus oportunidades de apresar buques y además huir de las fuerzas navales españolas despachadas en su búsqueda.
- Continúa en la p. 2

PReb.com

LIBROS SOBRE LOS TAÍNOS | LIBROS: HISTORIA DE P.R. | LIBROS: GENEALOGÍA Y HERÁLDICA

¿Qué es PReb? | Apúntate: lista de correo | Subscríbete aquí | Privacy Policy | Copyright

© 1990-2016, PReb : Puerto Rico en breve - PReb.com - Derechos Reservados - All Rights Reserved